Desde que estaba en 7º de bachillerato sabía que iba a ser diseñadora gráfica

Escrito por: Julio Morelos en

Jacky

Con festiva resonancia se escuchan unas carcajadas que saltan desde uno de los extremos de la Agencia GUIDOULLOA. No lo dudo un segundo y giro mi mirada hacia su puesto de trabajo, porque nadie en este fascinante y cercano universo de publicidad proyecta una sonrisa como la de ella.

En efecto, se trata de Jackeline Castañeda Valero, una mujer afectiva, emprendedora, con nobles gustos y generosa, que desde hace unos cuantos meses se desempeña con destreza y valentía en el cargo de Directora Creativa de esta empresa. Precisamente con Jacke, como todos le decimos por cariño, comenzamos este ciclo de entrevistas para que ustedes, apreciados lectores, interactúen un poco más con la intimidad, preferencias y perspectivas de los miembros de este equipo ganador.

Julio:

¿Cuánto tiempo llevas trabajando en GUIDOULLOA?

Jacke:

Yo tengo tres años trabajando acá. Entré en el 2012 a reemplazar una persona que renunció y a disipar varios incendios. Como es normal aquí, primero estuve en período de prueba, luego gracias a todo el empeño que le puse a mis responsabilidades, me contrataron por término indefinido.

J:

¿Cuéntanos una o dos experiencias aquí en la empresa que no consigues olvidar?

JC:

En realidad me han pasado muchas cosas en este lugar. Pienso que este es como nuestro segundo hogar porque aquí es donde uno pasa la mayor parte de su tiempo. Pero bueno, eso que no sale de mi memoria fueron los primeros votos de confianza de mi jefe, pues en muy poco tiempo conseguí que varios clientes que estaban a punto de marcharse, se convencieran de la calidad del trabajo que aquí desarrollamos. Esto, además de las constantes felicitaciones de Sr. Luis Fernando Mejía, quien siempre ha mostrado mucho agrado por mi labor y me impulsa todo el tiempo a continuar en lo que hago.

J:

¿Qué es lo más gratificante de ser diseñador gráfico?

JC:

Que tus ideas, eso en lo que estás pensando, pueda ser plasmado de forma inteligente en un elemento y que ese elemento pueda ser objeto de múltiples interpretaciones. En términos generales, que guste mucho. Eso es espectacular.

J:

¿Quiénes son tus referentes en el oficio y por qué?

JC:

Tengo dos artistas que me encantan y uno de ellos fue el pilar del diseño gráfico. Él es Andy Wharhol. Me gusta básicamente porque logró convertir en arte cosas aparentemente elementales a través del color, las texturas y las formas, y eso lo que hoy el mundo reconoce como Pop Art. Además de él, Salvador Dalí por su tendencia y elaboraciones surrealistas. 

J:

¿Cuáles son esos aspectos que no se pueden descartar, si lo que se busca es satisfacer las expectativas de los clientes?

JC:

Sencillamente Julio, saber escuchar. Con los clientes sucede que un día te dicen A, y otro te dicen Z. Pero si uno sabe escuchar, perfectamente puede conciliar e interpretar todas sus posiciones para llegar a elaborar un súper diseño. Por otro lado, tener el criterio necesario para sugerirle, pese a su negativa, las alternativas gráficas que más le convienen a su empresa o negocio. 

J:

Hablemos un poco sobre las posibilidades laborales de un diseñador gráfico. Es decir, ¿además de poder trabajar en un lugar como este, en donde más lo pueden hacer?

JC:

Como primera medida, el diseñador gráfico puede emprender, también puede montar su taller creativo o puede ser freelancer. Ahora bien, desafortunadamente las empresas conocen muy poco todo lo que puede llegar a hacer un diseñador gráfico y no consideran necesario tenerlo in house. Por todo eso en estos momentos yo estoy adelantando una investigación en la que establezco el verdadero perfil y la proyección de nuestra profesión, entre otras cosas porque nuestros clientes pueden ser: médicos, abogados, sociólogos, arquitectos y hasta bibliotecarios. Todos. 

J:

Devolvámonos un poco en el tiempo: ¿Qué te dijeron tus padres cuando les contaste que querías ser diseñador gráfico?

JC:

Mis papás de entrada me apoyaron, pese a que la primera intensión de ellos era que yo escogiera algo que tuviese que ver con la administración de empresas, ya que ambos toda su vida han tenido negocios. Pero como yo estaba convencida de lo que quería ser en el futuro desde que estaba en séptimo de bachillerato, ellos lo que hicieron fue impulsar mi sueño. Por todas esas cosas y muchas más, los amo Julio.

J:

¿Te consideras publicista?

JC:

No, aún no. Me estoy formando y eso es distinto. Es más, lo poco que sé de publicidad es porque los trabajos que he tenido me han acercado a ese oficio tan apasionante. Debo decir que en estos momentos me gusta tanto y la considero tan importante para mi desarrollo profesional, que tomé la decisión de especializarme en Gerencia de publicidad.

J:

¿Cuál es tu proyección a 10 años?

JC:

En las jornadas de capacitación que hemos tenido para determinar el ADN de la Agencia, yo me proyecté a 5 años como directora creativa, lo conseguí en 3. Sin embargo en 10 años me veo coordinando otras seccionales que tenga GUIDOULLOA, o quizá aquí mismo, pero estando la empresa mucho más grande, de pronto con 80 o 100 empleados.

J:

¿Qué cosas le pide a Dios Jackeline Castañeda?

JC:

Tiempo para poder hacer las cosas que he empezado a realizar y que mi familia duré mucho junto a mí para que pueda disfrutar de todo lo que estoy forjando.

0 comments